Los oficiales de la policía del aeropuerto de Manila, capital de Filipinas, hicieron un sorprendente hallazgo cuando analizaron un grupo de maletas abandonadas en la terminal aérea, el cual compartieron a través de su cuenta oficial de Facebook: más de 1.500 tortugas vivas envueltas en cinta plateada para evitar su movimiento.

«Encontramos 1.529 tortugas exóticas vivas las que fueron trasladadas a la unidad de monitoreo de tráfico de vida silvestre el 3 de marzo desde el terminal de Naia 2, en la ciudad de Pasay».

Entre los ejemplares se encontraban tortuga estrellas, redfoot, sulcata, algunas de ellas en riesgo de desaparecer, las que eran transportadas en el equipaje de un pasajero filipino proveniente de Hong Kong, quien abandonó las cuatro maletas en las que portaba los animales luego que fuera informado de la vigilancia de la oficina de aduanas contra el comercio ilegal de vida silvestre y sus sanciones.

Las leyes filipinas castigan el tráfico ilegal de especies animales con multas de hasta 2 años de cárcel y  3.500 euros ($2.700.000 pesos). El valor de las tortugas en el mercado negro habría alcanzado más de 75.000 euros, vale decir, sobre los 56 millones de pesos chilenos, puesto que estos animales son muy apreciados entre la población de este país asiático.