La bomba nuclear lanzada por Estados Unidos sobre la ciudad nipona de Hiroshima el 6 de agosto de 1945 significó el comienzo de una nueva era. Su detonación no sólo mató de forma instantánea a más de 80.000 japoneses, sino que, junto con la de Nagasaki, esta bomba puso punto y final a la Segunda Guerra Mundial, originando una era nuclear que marcaría los siguientes años y plantaría la semilla a la Guerra Fría entre EE.UU. y la Unión Soviética.

El día de hoy Hiroshima conmemoró el 74° aniversario del bombardeo atómico de la ciudad con una exhortación del alcalde para eliminar los arsenales nucleares.

En su discurso sobre la paz, el alcalde Kazumi Matsui se mostró preocupado por el ascenso del nacionalismo en la política mundial y exhortó a los líderes a trabajar firmemente para lograr liberar al planeta del armamento nuclear.

Exigió que el gobierno de Japón represente la voluntad de los sobrevivientes del bombardeo atómico y firme un tratado de las Naciones Unidas que prohíbe las armas nucleares.

La ceremonia del aniversario en Hiroshima se llevó a cabo horas después de que Corea del Norte lanzó proyectiles al mar. Ha efectuado sus recientes pruebas de armas tras un estancamiento en las negociaciones sobre su arsenal nuclear.

/