Un incendio forestal en la selva amazónica se extiende sin control a otras partes del territorio, ante la mirada atónita de quienes con tristeza ven la destrucción de uno de los pulmones más importantes del mundo.

Hace unos días el estado brasileño de Amazonas declaró estado de emergencia por el creciente número de incendios en la región, esto en medio del cuestionamiento de los científicos sobre si la degradación de la selva amazónica ha llegado a un punto de no retorno.

De acuerdo con un informe del Instituto del Hombre y el Medio Ambiente de la Amazonía (Imazon), que desde hace 28 años estudia la región, la deforestación aumentó en julio un 66 por ciento en comparación con el mismo mes del año pasado, lo que llevó la tasa interanual a un «preocupante» 15 por ciento.

Desde hace más de dos semanas, usuarios de redes sociales y medios locales reportan incendios forestales incontrolables que ya arrasaron varias hectáreas de bosques.

Además, instituciones y compañías internacionales, incluida la NASA, mostraron en imágenes satelitales una alta concentración atmosférica de monóxido de carbono (CO) en Acre, Rondonia, Mato Grosso y Mato Grosso do Sul, donde se ha declarado estado de alerta ambiental por el aumento de incendios.

Con el #PrayforAmazonia y #Amazonas los internautas denunciaron al gobierno actual encabezado por el presidente actual de Brasil, Jair Bolsonaro, así como a los principales medios de comunicación del país, de actuar indiferentes ante este incendio que consume el Amazonas desde hace más de dos semanas.

/

/