Lionel Messi quedó fuera de la lista de concentrados del Barcelona para enfrentar al Betis debido a que no se recuperó a tiempo de la lesión en el sóleo derecho que sufrió al regresar de sus vacaciones. Sin embargo, el  jugador concurrió al Camp Nou esta tarde para alentar a sus compañeros desde las tribunas.

Messi siguió el partido desde una platea junto a Luis Suárez y dos de sus hijos. Uno de ellos es Mateo Messi, quien siempre se las arregla para llamar la atención de las cámaras. Primero causó gracia comiéndose una banana que no terminaba nunca y luego con un gesto inoportuno que se viralizó.

El hijo del medio, ya toda una celebridad por distintos videos que publica su madre, seguía el partido con mucha atención a upa de su papá en una platea del Camp Nou cuando de repente pegó un grito de gol, pero fue el único porque la pelota movió la red desde el lado de afuera. La reacción de Suárez y Leo fue imperdible y completan un momento tierno muy comentado en las redes.

/