La cuenta de Instagram tiene más de 790 mil seguidores y en ella aparecen fotografías que las famosas e influencers suelen compartir en sus redes sociales y las comparan con otras que fueron tomadas por paparazzis o simplemente antes de la edición.

En 2017, la Sociedad Real de Salud Pública de Reino Unido (Royal Society for Public Health) publicó un informe titulado #StatusOfMind en el que reveló que Instagram era la red social más perjudicial para la salud mental de los jóvenes, especialmente de las mujeres.

El estudio, que consideró personas de entre 14 y 24 años, tomó en cuenta factores como sensación de soledad, imagen corporal, depresión, ansiedad y vínculos emocionales.

Matt Keracher, autor del informe, señaló en aquella oportunidad que Instagram lleva a las adolescentes a compararse “contra las versiones poco realistas, generalmente editadas, filtradas y modificadas de la realidad”.

“Honestamente, es muy agradable ver que estas celebridades ‘perfectas’ no son realmente tan perfectas y parecen personas reales fuera de sus fotos de Instagram seleccionadas. Antes de que alguien diga que exponer a las celebridades por usar FaceTune en sus fotos es una burla, no lo es. Es un recordatorio de que nunca te verás como ellas y conseguirás una cintura tan pequeña, porque lo que te muestran ni siquiera es real”, escribió la columnista Diyora Shadijanova, respecto a Beauty False en el sitio web The Tab.