Un trabajador de un centro médico del estado de Wisconsin en Estados Unidos fue despedido por destruir más de 500 dosis de la vacuna de Moderna contra el coronavirus.

De acuerdo con la información emitida por la cadena Fox6, el empleado admitió haber retirado intencionalmente los viales de los antígenos del refrigerador en el que se encontraban.

En tanto, el centro médico Aurora Medical Center, declaró: «Estamos más que decepcionados, porque las acciones de este individuo provocarán que más de 500 personas sufran un retraso a la hora de recibir su vacuna». «Esto ha constituido una violación de nuestros valores fundamentales y el individuo en cuestión ya no trabaja con nosotros», agregó el centro médico.

Cabe señalar que la revisión inicial de la compañía atribuyó el incidente a un “error humano involuntario”, pero después lograron esclarecer dicho acto mediante una investigación que involucró autoridades locales y al FBI.

Según Moderna, la vacuna puede durar hasta 12 horas fuera de un refrigerador. Un número no especificado de los viales extraídos se utilizó para vacunar a algunos miembros del personal dentro de la ventana de 12 horas. Sin embargo, “Desafortunadamente, la mayor parte se tuvo que descartar”, indicó el hospital.

Finalmente, el centro médico no ha revelado detalles acerca de las motivaciones que llevaron a su ya ex empleado a actuar como lo hizo.