Los agresores sexuales calificarán para la castración si sus víctimas murieron, agredieron a varios niños, propagaron enfermedades de transmisión sexual o provocaron trastornos mentales, lesiones graves o problemas reproductivos en las víctimas.

El gobierno de Jokowi Widodo firmó a finales del 2020 la nueva regulación para darle continuidad a lo implementado en 2016 sobre protección infantil que aún se encuentra vigente. Autoridades esperan que medida sirva de protección de menores pueda disuadir a los abusadores de cometer el crimen.

La castración química es mediante varias inyecciones u otros métodos a los condenados por obligar a menores a tener relaciones sexuales con ellos o con otras personas.

Además, los abusadores deberán usar un dispositivo de rastreo en forma de brazalete durante dos años como máximoSu identidad también se anunciará públicamente.

La castración química, que es legal en algunos lugares de Estados Unidos y partes de Europa, utiliza inyecciones para reducir los niveles de testosterona y la excitación sexual. Los efectos pueden desaparecer a menos que la inyección se administre cada tres meses.

El código penal de Indonesia (KUHP) establece que, el abuso sexual de menores es un delito punible con hasta nueve años de prisión. Los infractores se someterán a la castración química una vez que completen su sentencia de cárcel.

Nurina Savitri, directora de campaña y medios de comunicación de Amnistía Internacional en Indonesia, dijo que la castración química era ineficaz para detener los ataques contra niños.

«El abuso sexual de niños es indescriptiblemente horrible, pero someter a los delincuentes a la castración química o la ejecución no es justicia; es agregar una crueldad a otra. Viola la Convención Internacional de Derechos Humanos contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes»

Nurina Savitri.

Agregó que desde que se aprobó la castración en 2016 en Indonesia, la violencia sexual contra los niños aumentó. El procedimiento fue aprobado recientemente en Pakistán y también se usa en Ucrania, Reino Unido, Corea del Sur, Kazajstán, Rusia, Polonia y algunos estados de EE. UU.