La ambientalista Javiera Rojas Veas, de 42 años, fue hallada muerta este domingo 28 de noviembre, en un inmueble abandonado en la ciudad de Calama, Región de Antofagasta. La mujer permanecía muerta, atada de pies y manos, con múltiples lesiones en su cuerpo generadas por terceras personas.

Javiera Rojas vivía en Cogoti y participaba activamente en causas ambientales, luchando contra la Termoeléctrica de Prime y El Embalse La Tranca. De acuerdo a los antecedentes preliminares, en el lugar donde fue encontrada antiguamente funcionaba como un punto de venta de drogas, por lo que fue demolido por las autoridades, pero algunas habitaciones seguían en pie, siewndo utilizadas por migrantes. 

De hecho, vecinos del inmueble, ubicado en la intersección de las calles Antofagasta con Lautaro, dieron aviso a Carabineros por un olor nauseabundo que expelía desde el interior del lugar. Al llegar las fuerzas policiales, revisaron y lograron descubrir bajo una pila de ropa el cadáver de una mujer, el cual se encontraba atado de manos y pies.

Personal policial constató el hecho y la fiscal de turno dispuso que las diligencias quedarán a cargo de la Policía de Investigaciones. Extraoficialmente se informó que habría una persona detenida por este hecho.