Arqueólogos de la Universidad estatal de San Marcos, encontraron una momia con una antigüedad estimada entre 800 y 1.200 años en Perú, en un lugar cercano a la capital del país, Lima. Los restos pertenecen a un varón y datan de la época preincaica, detallan los investigadores. 

El patrón de enterramiento de la momia, que se encuentra en posición fetal, con las manos sobre el rostro y «cubierta con soguillas», es propio de la región altoandina, lo que probaría, según los científicos, que en ese asentamiento, uno de los más extensos de la costa de Lima, habrían coincidido durante el periodo prehispánico tardío costeños y serranos, facilitando de esta manera el intercambio comercial entre los habitantes de ambas zonas.

Los trabajos de excavación iniciaron a mediados de octubre con un equipo de 40 personas dirigido por Van Dalen Luna y la también arqueóloga Yomira Huamán Santillán, y el descubrimiento fue una sorpresa porque no buscaban una momia.