Científicos de la Universidad de Chile, el Servicio Nacional de Geología y Minería, la Universidad Andrés Bello, el Museo Nacional de Historia Natural y la Universidad de San Luis (Argentina) descubrieron en el desierto de Atacama un cementerio con distintos ejemplares de pterosaurios de la familia Ctenochasmatidae, conocido como «dragón volador», famoso por su cola puntiaguda con forma de rombo.

El descubrimiento se realizó a 121 kilómetros al noreste de la ciudad de Copiapó, en una montaña denominada por los científicos como «Cerro Tormento». En el lugar se descubrieron restos de fémur, tibia, húmeros y vértebras de los reptiles alados. 

“A nivel mundial, son escasos los hallazgos de varios individuos de pterosaurios preservados juntos. Además, los huesos de pterosaurios de Cerro Tormento están preservados en tres dimensiones, lo cual es poco común, ya que los huesos de estos animales suelen preservarse rotos y aplastados debido a que son muy frágiles. Ello da la oportunidad de analizar características que difícilmente pueden observarse en especímenes aplastados”, indicó Jhonatan Alarcón, investigador de la Facultad de Ciencias de la U. de Chile.

Estos dinosaurios habrían vivido en el norte del país hace unos 160 millones de años, en lo que habría correspondido al periodo jurásico. 

El hallazgo se suma a otros pterosaurios del mismo grupo descubiertos 65 kilómetros más al sur, lo que confirma la amplia presencia de estos dragones voladores en el norte del país. 

El estudio fue publicado en la revista Cretaceous Research, y los científicos describen el tiempo que les tomó recolectar los huesos desarticulados de este dragón volador: más de cinco años.