El pasado viernes, un juez federal emitió una orden que suspende provisionalmente las corridas de toros en la Ciudad de México y programó una audiencia para sopesar si se prohíben o no.

El fallo ordena que no se lleve a cabo ninguna corrida hasta después de esa audiencia en junio.

“Se concede la suspensión provisional, para el efecto de que mientras se dicte la resolución de suspensión definitiva, las autoridades responsables se abstengan de ejecutar los actos impugnados, para lo cual, deberán de suspender de inmediato los espectáculos taurinos en la Alcaldía Benito Juárez en la Ciudad de México, así como el otorgamiento de permisos para realizar dichos espectáculos”, indica la medida del juez.

Desde 2013, cuatro estados del país ya han prohibido las corridas de toros, y los sondeos dejan entrever un apoyo sustancial a dicha medida. Una prohibición en la Ciudad de México, cuya plaza taurina es la más grande del mundo, representaría un impacto internacional para las corridas de toros.

En tanto, el próximo 2 de junio, el juez definirá si mantiene la suspensión de las corridas de toros en la Plaza México, en audiencia.